Cocinar sin sal es más sabroso y beneficioso para el cuerpo humano de lo que seguramente piensas. La sal es uno de los condimentos más preciados de nuestra cocina, y bien utilizada potencia el sabor de nuestros platos. Pero, reconozcámoslo, muchas veces nos pasamos con la sal. Y un exceso de sal no es bueno para el cuerpo, así que vamos a contarte los principales beneficios de comer sin sal y cómo cocinar sin sal sin que tus recetas pierdan un ápice de su sabor. ¿Nos acompañas?

Beneficios de comer sin sal

Cocinar con más sal de la debida puede acabar provocando hipertensión en nuestro cuerpo. Es decir, haciendo que el corazón trabaje más de la cuenta y aumentando la presión arterial. Cocinar sin sal ayuda, en consecuencia, a evitar enfermedades cardiovasculares.

Además el exceso de sodio puede ocasionar una pérdida de calcio, que derive en osteoporosis. Y una dieta con exceso de sal provoca, además, obesidad. Por eso es conveniente avanzar hacia una cocina sin sal, rica y sabrosa.

Si cocinas sin sal -o al menos si reduces su ingesta-, te sentirás mejor físicamente ya que demasiada sal perjudica el funcionamiento de los riñones. Si haces ejercicio y además tomas nota de las ricas recetas sin sal que te propondremos un poco más adelante, te sentirás con más energía.

Reducir la sal en las comidas previene la hinchazón en diversas partes del cuerpo. La excesiva ingesta de sal es una de las causas principales de la retención de líquidos. Esto ocurre especialmente en las piernas. Además de experimentar una mayor fatiga, la circulación de la sangre también se ve perjudicada por un exceso de sal en las comidas.

Otro beneficio de comer sin sal es que ayuda a bajar de peso. Por eso muchas dietas de adelgazamiento son pobres en sal.

Trucos para cocinar sin sal

Lo cierto es que se puede reducir la sal en las comidas sin ningún problema. Ya sea cocinando al horno, con la placa de inducción, o con el microondas, vamos a enseñarte varios trucos para cocinar sin sal y hacerlo #LikeABosch.

Marina los alimentos

Marinando los alimentos aportarás un delicioso sabor, que sustituirá a la sal. Y, además, estarán más tiernos y jugosos.

Sustituye la sal por zumo de cítricos

Vale el zumo de limón, de naranja, de mandarina… Especialmente para las carnes blancas y los pescados, ya que los cítricos potencian su sabor. También puedes utilizar ralladura de corteza de cítricos para sustituir a la sal.

Especia los alimentos

Las especias y hierbas aromáticas son grandes sustitutivos de la sal en la cocina. Sirven para potenciar el sabor de los alimentos. ¡Incluso puedes cultivarlas tú mismo gracias a nuestro huerto doméstico SmartGrowth!

Utiliza aceites aromáticos

Son especialmente aconsejables para ensaladas, verduras y platos de pescado. Puedes usar aceites aromáticos de limón, albahaca, orégano, ajo…

Cocina al vapor

Una buena técnica para conservar el sabor de los alimentos sin necesidad de utilizar sal es cocinar al vapor, o al papillote. Puedes hacerlo en nuestros hornos de vapor, o en nuestros microondas.

No uses pastillas

Nos referimos a las típicas pastillas para hacer caldos o sopas. Tienen grandes cantidades de sal.

3 recetas saludables sin sal

Ya sabes que cocinar sin sal no solo es posible, sino que además es bueno para el cuerpo, y conoces algunos trucos para hacer comidas ricas sin sal. Ahora vamos a mostrarte 3 sencillas comidas saludables sin sal pero seguro que tú, que eres un auténtico MasterChef, tienes muchas más en tu cabeza.

Crema de espinacas

Ingredientes: 50 gramos de espinacas hervidas, 30 gramos de cebolla picada, 2 tazas de caldo de verduras (sin pastilla), pimienta, nuez moscada, perejil, 3 cucharadas de aceite.

Preparación: Bate las espinacas con una de nuestras batidoras de mano. Fríe la cebolla picada, agrega la harina y el caldo caliente. Remueve la mezcla hasta lograr una salsa no excesivamente líquida. Después, añade las espinacas y remueve hasta conseguir una mezcla homogénea.

Pimientos rellenos

Ingredientes: 300 gramos de pimientos rojos, 50 gramos de cebolla rallada, 4 rebanadas de pan de molde, media taza de leche, 4 rebanadas de pan sin sal, 1 cucharada de aceite y media cucharada de ajo en polvo.

Preparación: Precalienta el horno a 200 grados. Corta la tapa de los pimientos y límpialos por dentro. Desmigaja el pan de molde y haz una mezcla con el ajo y la nuez moscada. Añade la leche y el aceite a la mezcla, remuévela hasta que sea homogénea y rellena con ella los pimientos. Colócalos en una fuente untada con aceite de oliva virgen extra y hornéalos a media altura, durante unos 30 minutos.

Pollo al ajo

Ingredientes: 250 gramos de pollo, dos dientes de ajo, 4 cucharadas de aceite de oliva, un chorrito de vino blanco, 10 gramos de vinagre de sidra.

Preparación: Mezcla el aceite de oliva y el ajo, unta el pollo con la mezcla y colócalo en una bandeja de horno. Mezcla el vino blanco, el agua y el vinagre de sidra y cubre el pollo con el líquido resultante. Hornéalo a media altura, a entre 180 y 200 grados, durante unos 20 minutos por cada medio kilo de peso del pollo.

¿Te han gustado nuestros trucos y recetas para cocinar sin sal? ¿Cuáles utilizas tú? No olvides decírnoslo en comentarios, o en nuestras redes sociales. ¡Estaremos encantados de conocer tus trucos para una cocina sin sal y sabrosa!

¿Te ha gustado?

Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

 

He leído y acepto la Política de privacidad. Al introducir tu email, das tu consentimiento a BSH ELECTRODOMÉSTICOS ESPAÑA, SA (en adelante, BSH-E) para que, como responsable, trate tus datos personales para enviarte newsletters con artículos del blog. Incluimos un enlace de baja en todas ellas. Puedes ejercer tus derechos de protección de datos enviando un email a Data-Protection-ES@bshg.com.