Te vistes cada mañana. Ya sea el uniforme o el traje que llevas para trabajar, tu ropa de calle o el pijama, siempre protegemos nuestro cuerpo con ropa. ¿La cuidas como deberías?

Nuestra ropa está hecha a partir de diferentes tejidos, que exigen diferentes mantenimientos. Lo más recomendable es lavar con la lavadora, pues a mano se gasta mucha agua. Además, te aconsejamos hacerlo a 30ºC. De esta manera, evitarás que las prendas pierdan o mezclen sus colores, especialmente las más oscuras. Con el agua a esa temperatura, te aseguras una vida más larga de tu ropa. Además, el impacto medioambiental será menor, pues al no tener que calentarse el agua, se necesita menos electricidad.

Temperatura lavado

Bien porque el tipo de tejido así lo exija, como en el caso del algodón, que encoge cuando se lava con agua caliente, o bien porque queremos prolongar el buen aspecto de las prendas, la mejor práctica en el hogar es mantener las temperaturas bajas para la ropa. De hecho, el 64% de todo lo que lavamos se lava a 40ºC como máximo.

Así que, primero, has lavado la ropa con precaución para cuidar los tejidos y para eliminar la suciedad más superficial. Después, la has metido en la secadora para deshacerte de toda la humedad que, si no, podría derivar en bacterias y malos olores.

Pero para eliminar los microorganismos, la ropa se debe exponer a temperaturas superiores a 60ºC.Como durante el lavado y el secado no es recomendable en muchos casos, ¿sabes cómo puedes asegurarte de que acabas con las bacterias y gérmenes, que pueden llegar a producir alergias e irritaciones? El planchado es el broche perfecto para cerrar todo el proceso y aportar el toque de calor necesario para terminar con las bacterias y los gérmenes.

Centro de planchado

Nuestros centros de planchado y planchas de inyección ProHygienic eliminan el 99,9% de las bacterias gracias a una combinación de temperatura con intervalos de vapor. Así consiguen llegar a las capas más profundas de la prenda. Sólo tendrás que elegir uno de los 8 programas predefinidos para los diferentes tejidos, y así tu ropa siempre estará protegida para cada ocasión.

Si no eres muy entendido en tejidos y te preocupa exponerlos a una temperatura que no sea la conveniente, nuestros centros de planchado y planchas EasyComfort son perfectos para ti. Lana, seda, lino, algodón, poliéster, nailon… No importa qué mezcla de fibras haya en tu colada, porque gracias a nuestra tecnología no es necesario que selecciones una temperatura o un programa de planchado. Esta gama es capaz de planchar todos los tejidos a la temperatura ideal sin dañarlos. ¡Olvídate de preclasificar la ropa! Sólo tendrás que encender tu centro de planchado y ponerte a ello, pues acaba con las arrugas, pero también protege los tejidos.

Plancha Bosch

Para terminar, te recomendamos guardar las prendas en el armario inmediatamente después de plancharlas. Así no las expondrás al polvo o a los pelos de las mascotas, etc.

Si sigues estos pasos, parecerá que estrenas ropa cada día.

 

¿Te ha gustado?
Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

Mediante el envío de tus datos personales confirmas que has leído y aceptas la política de privacidad. Aviso legal

Sobre el autor

Sabemos que hay muchas cosas que no podemos contarte en un manual, por eso hemos abierto este blog. Te queremos ayudar a sacar el mayor partido a tus electrodomésticos con nuestros mejores trucos y consejos. Esperamos que preguntes lo que necesites, porque estamos a tu disposición para resolver todas tus dudas.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.