¿Cuál es la temperatura ideal del frigorífico y el congelador?

Valoración total: 3,8/5
24/08/2022
140

Puede parecer lógico, pero es algo que no siempre se tiene en cuenta: para asegurar una óptima conservación de todos los alimentos que se almacenan en el frigorífico o el congelador es fundamental seleccionar la temperatura adecuada. No se trata de bajarla todo lo posible, ya que eso podría provocar que los alimentos se estropeen y que aumente considerablemente el consumo energético del frigorífico. Hay que encontrar la temperatura que garantiza la conservación al mismo tiempo que se ajusta todo lo posible la energía consumida para alcanzarla.

¿Cómo regular la temperatura del frigorífico?

El sistema para seleccionar la temperatura varía en función del modelo de frigorífico que tengas en tu cocina. Si es antiguo, es posible que se trate de una ruleta en la que tendrás que escoger entre varios niveles, distribuidos normalmente del 1 al 5 o del 1 al 10, tanto para la parte del frigorífico como para el congelador. Lo habitual es que, cuanto mayor sea el número, más baja sea la temperatura alcanzada, lo ideal es que consultes el manual de tu electrodoméstico para comprobarlo.

En cuanto al nivel seleccionado, lo más recomendable es utilizar uno intermedio. Eso sí, en los meses de verano o cuando el frigorífico esté muy lleno puedes reducir la temperatura para asegurar la correcta conservación de todos los alimentos. De la misma manera, cuando el frigorífico no almacene muchos productos podrás subirla algunos grados para ahorrar algo en el consumo.

En los frigoríficos más modernos, la ruleta se sustituye por un display digital en el interior o el exterior que permite conocer exactamente a cuántos grados está el interior de cada zona y seleccionar cuántos queremos subir o bajar la temperatura.

Cómo seleccionar la temperatura del frigorífico

¿Cuál es la temperatura óptima para el frigorífico y el congelador?

En términos generales, la temperatura recomendada para el frigorífico es de 4ºC, tanto para frigoríficos combis como para los frigoríficos de una puerta sin congelador. Eso sí, puedes ajustarla entre los 2ºC y los 8ºC, en función de la cantidad de alimentos que vayas a conservar.

Una opción recomendada y que puedes utilizar cuando vayas a hacer la compra, es activar el modo Súper Refrigeración y/o Súper Congelación, que bajan la temperatura durante varias horas para después regresar a la que había programada. De esta forma tanto el frigorífico como el congelador alcanzarán rápidamente la temperatura óptima para la conservación, independientemente de lo cargados que estén. Una solución ideal para conservar #LikeABosch.

En el caso del congelador, la temperatura óptima es de -18ºC, aunque dependiendo de la carga puede oscilar entre los -16ºC y los -24ºC. En ese intervalo la carne y el pescado mantienen sus propiedades nutricionales y se eliminan bacterias como la toxoplasmosis o el anisakis.

¿Te gusta lo que ves?
¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Consejos para mantener la temperatura ideal del frigorífico

Ahora que ya conoces cuál es la temperatura óptima es importante saber cómo mantenerla para evitar cambios que afecten a la conservación de los alimentos o que provoquen un consumo excesivo de energía. Vamos a darte algunos consejos básicos:

No dejes la puerta abierta durante demasiado tiempo. En ocasiones, sobre todo al organizar la compra cuando llegamos a casa, dejamos abierta la puerta del frigorífico demasiado tiempo, lo que provoca un aumento de la temperatura en su interior. Por eso, lo ideal es que, antes de abrirlo, clasifiques los artículos sobre la encimera para introducirlos todos los que requieran refrigeración de una vez, en lugar de hacerlo de uno en uno a medida que los vas sacando de las bolsas.

No metas comida caliente en el frigorífico. Si ha sobrado comida y la has guardado en un envase, espera a que se enfríe antes de ponerla en el frigorífico o congelador. De lo contrario, aumentará la temperatura del interior y, con ella, el consumo de energía para reducirla. Además, corres el riesgo de que el cambio brusco de temperatura afecte al resto de productos.

– Cuando saques productos del congelador, es mejor que los coloques en el refrigerador, en lugar de ponerlos a temperatura ambiente. De esta forma se aprovechará todo el frío de los alimentos congelados y ayudarás a reducir el consumo del frigorífico.

Cómo guardar correctamente los alimentos en el frigorífico

Organiza bien los alimentos en el interior, utilizando las zonas más recomendadas para cada uno. Por ejemplo, los productos que no requieran una temperatura muy baja para conservarse deberían estar en las baldas superiores.

Coloca los alimentos ordenados, no amontonados, para que el aire pueda circular libremente. De lo contrario, tu frigorífico no estará funcionando de manera eficiente y consumirá más energía.

Aprovecha la tecnología VitaFresh para conservar mejor los alimentos

Los alimentos frescos son los más sensibles a los cambios de temperatura, y por eso en Bosch hemos desarrollado la tecnología VitaFresh, que garantiza que se conservan en las mejores condiciones durante más tiempo. Gracias a esta innovación no tendrás que preocuparte de los cambios de temperatura, ellos se encargan de conservar los productos frescos de la forma más adecuada y contribuirás a reducir el desperdicio de alimentos.

Cajones con regulación de temperatura del frigorífico

Ya tienes todas las claves para optimizar el funcionamiento del frigorífico y el congelador ¿Te queda alguna duda? ¡No hay problema! Cuéntanosla en los comentarios y te ayudamos.

¿Te ha gustado el artículo? Valóralo, por favor, queremos saber tu opinión
3.8/5 - (299 votos)