Hace ya tiempo que había que dejar de considerar las hamburguesas como un simple referente de la comida rápida. ¡Las burger gourmet son toda una tendencia! De hecho, grandes chefs han mostrado a través de sus redes sociales cómo las elaboran ellos para conseguir un plato de altura. ¿Y tú sabes cómo preparar la hamburguesa perfecta? Evidentemente no existe un único camino, y en Bosch hemos recopilado para ti los consejos que han conseguido reunir una unanimidad casi total. ¡Vamos con el decálogo!

El tamaño de la hamburguesa perfecta

Los mayores expertos lo tienen claro: entre 120 y 150 gramos. Para que siempre tengas la mejor calidad entre el pan, asegúrate de comprar la cantidad de carne exacta que vayas a consumir. Sí, la carne picada se puede congelar sin problemas, aunque es preferible no hacerlo si quieres un sabor pleno.

Si te fijas bien, las burgers gourmet nunca son muy grandes. Y siempre se preparan con carne de muy buena calidad: la aguja de ternera es perfecta. ¡Importante! Olvida para siempre las bandejas de carne ya preparada si lo que pretendes es hacer una hamburguesa perfecta. Habla con tu carnicero de confianza y pídele que la pique él mismo con la proporción de oro: 70- 80% de proteína y entre 20 y 30% de grasa.

También la puedes picar tu mismo en casa para que la carne todavía esté más fresca. Nosotros en este caso escogeríamos hacerlo con los garfios de las batidoras de repostería, que ofrecen un resultado sobresaliente, sobre todo para las personas que prefieren condimentarla.

¡Un momento! ¿Una hamburguesa tiene que ser obligatoriamente de carne?

¡Por supuesto que no! Existen variadas opciones para todos los gustos. De hecho, si buscas unas cuantas alternativas a la versión carnívora, en este artículo te damos nada menos que tres: de lentejas, de quinoa y de salmón.

La preparación: el antes es muy importante

Aunque, posiblemente, no hacía falta recordarlo, vamos allá: una buena hamburguesa de carne (volvemos a terreno tradicional) nunca se prepara congelada. No solo por cuestiones de sabor, también por seguridad alimentaria.

Ahora dejemos a un lado el terreno de la carne congelada y volvamos a hablar de la fresca. El «antes» es casi tan importante como su paso por los fogones, que llegará a continuación. Saca tu burger para que se atempere -al menos media hora antes- y salpimiéntala al gusto. Aquí ya entrar en juego algunos gustos personales: unos optan por mezclar también con huevo (o incluso queso), y otros por la cantidad justa de sal y pimienta para que la carne sepa a lo queremos (a carne, obviamente).

Llegamos a la sartén

Poco hecha, al punto o muy hecha. Podríamos decir que son los tres niveles de la carne para una hamburguesa perfecta. El punto estandarizado -por llamarlo de alguna manera- se alcanza con 3 minutos por cada lado, evitando a toda costa darle vueltas continuamente. Una sola vuelta es suficiente. ¡Y nunca jamás la pinches con un tenedor para hacerlo! Así lo único que estarás consiguiendo es perder los jugos de su interior. Utiliza una espátula o unas pinzas.

¿Y qué hay del aceite? Muy buena pregunta. La recomendación que más adeptos tiene es la de evitar echar el aceite directamente en la sartén. Los que optan por esta vía pincelan la carne por ambos lados. Llegados a este punto, recuerda que con las placas de inducción Bosch cuentas con un gran aliado para que la hamburguesa no se queme y el aceite tampoco: PerfectFry, que controlará la temperatura del aceite durante toda la preparación, evitando además tener que guiarte por la cantidad de humo que desprenda la plancha o la sartén.

placa de inducción Bosch

¡Y ya está! Estos son los mejores consejos de los expertos para preparar en tu casa una hamburguesa perfecta. Evidentemente, queda emplatar y elegir los acompañantes (el pan, el queso, etc.) pero eso ya es una elección muy personal 😊

Nosotros sí que podemos recomendarte, antes de poner el ponte y final, que si eres de los que no renuncia a un toque picante, o te gusta la hamburguesa con algún condimento especial, con SmartGrow los tendrás sin salir de casa. ¡Y no te olvides del panecillo! También tenemos el pinche ideal para conseguir un pan espectacular: el horno de vapor. La versión de pan tradicional la dejamos por aquí y su alternativa al panecillo de toda la vida la puedes coger de esta receta.

Por cierto, no te olvides de que estamos deseando ver el resultado de vuestras recetas, así que no dudes en compartirlas a través de Facebook, Twitter o Instagram.

 

 

 

¿Te ha gustado?

Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

 

He leído y acepto la Política de privacidad. Al introducir tu email, das tu consentimiento a BSH ELECTRODOMÉSTICOS ESPAÑA, SA (en adelante, BSH-E) para que, como responsable, trate tus datos personales para enviarte newsletters con artículos del blog. Incluimos un enlace de baja en todas ellas. Puedes ejercer tus derechos de protección de datos enviando un email a Data-Protection-ES@bshg.com.