Gracias a su diseño y avanzada tecnología, las cafeteras multibebidas Tassimo apenas requieren mantenimiento. No obstante, para que siempre se encuentren en un estado óptimo, es necesario descalcificarlas: un sencillo proceso del que nos avisa la propia máquina. De esta manera, mantendremos nuestra Tassimo como el primer día.

Por qué debes descalcificar tu Tassimo.

¿Sabes hasta dónde puede afectar la cal a tu cafetera? No solo puede estropear su funcionamiento, sino también el sabor de las bebidas. Así que, si en casa tienes una de nuestras máquinas multibebidas Tassimo y quieres seguir disfrutando de esa taza de café cada mañana o de un chocolate caliente, es importante que sepas cómo descalcificar tu máquina.

Dependiendo del tipo de agua de tu zona, verás que el indicador luminoso para la descalcificación se enciende con más o menos frecuencia. Hay lugares en los que esto puede ocurrir una o dos veces al año, y otros con agua más blanda en los que puede ocurrir cada dos años.

Descalcificar la cafetera Tassimo paso a paso.

Seguro que cuando estrenaste tu Tassimo leíste en el manual de instrucciones cómo descalcificar tu cafetera, pero hoy vamos a recordarlo de forma rápida y cómoda.

A continuación puedes verlo en un vídeo y, más abajo, te lo detallamos paso a paso:

  1. ¡Lo primero que tienes que hacer es despreocuparte! La propia cafetera Tassimo recuerda, gracias al indicador luminoso, cuál es el momento idóneo para realizar la descalcificación.

Extraer el depósito

  1. Comienza extrayendo el T-Disc de servicio que se encuentra, dependiendo del modelo, en un compartimento lateral o posterior de la máquina. Puede ser amarillo, naranja o rojo, y lo puedes usar tantas veces como necesites. ¿Lo has perdido? No pasa nada, puedes comprar otro aquí.

5. Extraemos el disco

  1. Coloca el T-Disc de servicio en la unidad de elaboración, con el código de barras hacia abajo, como haces con cualquiera de tus T-Disc de bebidas, y cierra la tapa. Hay que llenar el depósito hasta la marca de descalcificación y añadir en su interior 2 pastillas descalcificadoras. Consejo Bosch: no utilices vinagre ni otras soluciones químicas que puedan dañar la cafetera. Para llenar el depósito usa exclusivamente agua.

2. Introducir pastillas

  1. Coloca un recipiente de al menos 500 ml de capacidad bajo el conducto de salida de las bebidas. Para comenzar la descalcificación, pulsa el botón Start/Stop durante al menos 5 segundos. Si tienes una cafetera Tassimo My Way, debes pulsar el botón Calc.

4. Situamos recipiente

  1. El proceso de descalcificación ya está en marcha. Los indicadores luminosos de “descalcificar” y de “preparación de bebidas” parpadean durante la operación. Las pastillas descalcificadoras se disolverán en el depósito y la solución circulará a través del dispositivo hasta el recipiente durante los próximos 20-30 minutos. Consejo Bosch: recuerda no interrumpir el proceso. Cuando se haya completado, el indicador de preparación de bebidas se quedará fijo.

El recipiente que has puesto bajo el conducto de salida contiene agua sucia, con restos del descalcificador, y puede alcanzar temperaturas elevadas. Retíralo con cuidado.

7. Iniciar el proceso

  1. Llena de nuevo el depósito de agua de la cafetera Tassimo hasta la marca de “Max” (esta vez no añadas pastillas descalcificadoras en el depósito) y vuelve a colocar el recipiente de 500 ml debajo del conducto de salida de las bebidas. Tras abrir y cerrar la tapa donde se encuentra el T-Disc, pulsa el botón de Start/Stop durante 1 segundo y comenzará un nuevo ciclo, esta vez, de enjuague estándar.

10. Lavar y llenar recipiente

  1. Repite este proceso 3 veces, retirando el agua del vaso y volviendo a abrir y cerrar la tapa antes de pulsar el botón entre cada uno de los ciclos. No es necesario rellenar el depósito de agua cada vez que se repite el proceso.

12. Repetir el proceso

Si el indicador luminoso de descalcificar sigue encendido después de la limpieza, es posible que te hayas saltado algún paso durante la descalcificación o que la máquina sigua detectando cal en los conductos internos y necesites volver a descalcificarla.

Fácil, ¿verdad? Ahora ya podrás volver a disfrutar de una bebida perfecta, libre de cal y de impurezas.

No te olvides de guardar el T-Disc de servicio en su compartimento para que puedas volver a tenerlo a mano la próxima vez que necesites descalcificar la cafetera.

¿Te ha gustado?

Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás en tu correo nuestros mejores post.

 

He leído y acepto la Política de privacidad. Al introducir tu email, das tu consentimiento a BSH ELECTRODOMÉSTICOS ESPAÑA, SA (en adelante, BSH-E) para que, como responsable, trate tus datos personales para enviarte newsletters con artículos del blog. Incluimos un enlace de baja en todas ellas. Puedes ejercer tus derechos de protección de datos enviando un email a Data-Protection-ES@bshg.com.