5 beneficios de cocinar al vapor

Valoración total: 4,7/5
31/08/2022
14

Comer de forma saludable es una meta que siempre está presente y una manera de vivir sano #LikeABosch. No hace falta esperar a los tradicionales deseos de año nuevo o a los típicos retos que todos nos hacemos en septiembre con la vuelta a la rutina. Siempre hay que aspirar a comer un poco más sano y, para ello, no solo hay que pensar en los alimentos sino en el tipo de cocción. Una de las técnicas culinarias más saludables es la cocinar al vapor; una opción ideal para reducir la ingesta de grasas y que mantiene intactas las propiedades de los alimentos.

Origen de la cocina al vapor

El origen de esta técnica culinaria comenzó a utilizarse en China hace miles de años. En este país es muy habitual cocinar con vaporeras de cáñamo o bambú y utilizar el vapor de agua para cocer los alimentos, de manera que mantengan todas sus propiedades y sabores.

Si llevamos la cocina al vapor a la época actual, otra técnica conocida por todos es el uso de la olla a presión u olla exprés. La diferencia entre las vaporeras chinas y esta técnica es que los alimentos que se sumergen en agua pierden parte de su sabor, consistencia y nutrientes. Para sorpresa de muchos, la olla a presión -utilizada por vez en el siglo XVII- es otro método el que está presente el vapor. La diferencia entre ambas es importante: en la olla los alimentos tienen que estar sumergidos en agua, perdiendo de esta forma parte de su sabor, su consistencia y sus nutrientes. A partir de los 110ºC, aproximadamente, los alimentos empiezan a perder sus propiedades y para evitarlo solo es posible utilizando la cocina al vapor.

¿Cuáles son las ventajas de cocinar al vapor?

En Bosch tenemos predilección por la cocina al vapor y los múltiples beneficios que la rodean. De hecho, en nuestro catálogo puedes encontrar hornos que cuentan con prestaciones diferenciadoras y muy innovadoras que te hacen disfrutar mucho más en la cocina como los hornos de vapor y los hornos con vapor añadido.

De forma resumida y sin rodeos, estos son los principales beneficios de cocinar al vapor tus alimentos:

  1. Conservación de los nutrientes de los alimentos.
  2. Cocina sana y sin grasas, con muy pocas calorías.
  3. Favorece la digestión, haciéndola más ligera.
  4. Los alimentos mantienen su textura, sabor, consistencia y olor originales, ya que su estructura natural no se altera.
  5. Permite cocinar varios alimentos a la vez sin que se mezclen sus sabores ni aromas.

¿Se puede recurrir a la cocina al vapor en casa?

¡Claro que sí! Si bien un tiempo solo podías recurrir a determinados trucos casero o a las ya mencionadas vaporeras, ahora los hornos de vapor se han convertido en los mejores aliados de la cocina más sana. Así puedes cocinar igual que lo hacen en los mejores restaurantes. Si alguna vez has soñado con asados muy crujientes por fuera y jugosos por dentro, esto era precisamente lo que estabas buscando. Te contamos algunos detalles destacados:

  • Rellena el depósito de vapor con agua siguiendo las instrucciones. Introduce los alimentos y selecciona las funciones con vapor.
  • Cocina en varios niveles a la vez y así tendrás más de un plato invirtiendo el mismo tiempo. No te preocupes, los aromas y los sabores no se mezclan.
  • Por cierto, otro de los beneficios de cocinar al horno de vapor es la reducción del consumo energético y el tiempo: es mucho más rápido que la cocción tradicional con calor arriba y abajo.

Cómo cocinar al vapor en el horno

¿Qué alimentos se pueden cocinar con esta técnica?

Lo primordial es que olvides la asociación entre vapor y comida insípida. No tiene absolutamente nada que ver. Algunas carnes, el pescado y las verduras son alimentos especialmente propensos a quedar muy bien cocinados con vapor, pero su versatilidad hace que se abra a utilizar prácticamente cualquiera. Puedes preparar cantidad de alimentos al vapor y aquí van algunas recomendaciones:

  • Verduras y hortalizas: coliflor, brócoli, espárragos, judías verdes, zanahorias, pimientos, patatas… Se cocinan en pocos minutos y redescubres un sabor completamente diferente. Aunque no olvides que depende del tamaño en que las cortes. Lo ideal es prepararlas en trozos pequeños y homogéneos para que la cocción sea uniforme. Las únicas verduras que debes evitar cocinar al vapor son las de hoja, como las espinacas o las acelgas, ya que con esta cocción pierden color y sabor.
  • Pescados y mariscos como merluza, bacalao, salmón, mejillones, almejas… Se pueden preparar cortados en trozos o enteros. En apenas 25 minutos puedes tener listo el plato que quieres. El pescado al vapor adquiere una textura muy tierna y consistente, de modo que no se deshace y queda de una pieza. Para que quede más sabroso, puedes añadirle unas rodajas de limón, un diente de ajo, perejil o cilantro picado. En este post te explicamos los trucos para que tus recetas de pescado queden perfectas.
  • Carnes rojas, pollo o pavo. Este tipo de carnes quedan muy tiernas, especialmente si tienen poca grasa. Para que tengan más sabor, sazónalas previamente o marínalas en el frigorífico la noche anterior.
  • Pastas y arroces: tanto el arroz como las pastas finas (como los espaguetis) se pueden cocer al vapor sin problemas. Este método es muy típico del arroz que se usa para hacer sushi.
  • Repostería: en general, cualquier tipo de masa y bizcocho quedan mucho más jugosos y esponjosos si se hornean con aire caliente combinado con vapor. Podrás hacer esto si tienes un horno con vapor añadido o un horno con vapor 100%.  Además, hay algunas recetas de repostería que puedes cocinar usando exclusivamente vapor como el pan chino o un brioche. Además, puedes hacer pan en casa y disfrutar de una receta mucho más saludable y adaptada a tus gustos.
¿Te ha gustado el artículo? Valóralo, por favor, queremos saber tu opinión
4.7/5 - (14 votos)