Mantenimiento y limpieza de tu Secadora: sensor de humedad, condensador, filtros…

Valoración total: 3,1/5
14/11/2022
39

¿Ya sabes cómo hacer el mantenimiento básico de tu secadora? Es una aliada fantástica para tener la ropa que quieras siempre a punto o para librarte del tendedor, las pinzas y la dependencia de que haga sol o esté nublado. Precisamente por eso, hay que cuidar el estado de la secadora y así conseguir siempre unos resultados sobresalientes en cada colada.

¿Cuál es la durabilidad de las secadoras Bosch?

Según un estudio de la organización de consumidores más importante de España (2021), las secadoras Bosch pueden estar contigo -de media- hasta 11 años. Si las cuidas bien, claro. En el índice de fiabilidad que se realizó, la puntuación es excelente: 83 sobre 100. Además, en este mismo estudio destacaron que los usuarios participantes señalaron los problemas de secado como la principal razón para cambiar el electrodoméstico. Tiene toda la lógica del mundo: de una secadora no puedes esperar otra cosa que no sea secar. Los problemas relacionados con la calidad del resultado se pueden evitar, tal y como te decimos, siguiendo regularmente unas pautas de mantenimiento muy sencillas.

¿Cómo limpiar el filtro de tu secadora de ropa?

El filtro de la secadora es un componente muy importante del electrodoméstico y es recomendable limpiarlo después de cada uso, puesto que ir dejándolo para otro momento afecta directamente a la calidad del secado. El procedimiento es muy sencillo y te lo explicamos en apenas 2 minutos con el siguiente vídeo.

Cómo limpiar correctamente el filtro de la secadora

No olvides limpiar el condensador

Si tienes una secadora con bomba de calor y condensador autolimpiante, este paso te lo puedes saltar si quieres. ¿Por qué? Más o menos el nombre ya te ha dado una pista: las secadoras Bosch con este tipo de condensador se limpian de forma automática hasta 4 veces durante el ciclo de secado. Lo hace aprovechando el agua de la propia condensación y así también conseguimos aumentar la eficiencia energética.

¿Tu secadora no lo tiene? Entonces sigue estos pasos (recuerda que en el manual de instrucciones puedes encontrar mucha más información visual sobre este proceso):

  1. Deja enfriar la secadora y pasa un paño absorbente por debajo de la trampilla de mantenimiento. Puede que salga agua residual.
  2. Desbloquea la trampilla de mantenimiento y ábrela completamente. A continuación, gira hacia el centro ambas palancas de cierre.
  3. Extrae la tapa y a continuación, el condensador.
  4. Limpia el condensador y la tapa solo con agua.
  5. Retira las pelusas del condensador y aquellas que pudieran aparecer en las juntas de la secadora y del condensador.
  6. Deja escurrir bien el agua y coloca de nuevo el condensador y la tapa.
  7. Vuelve a girar ambas palancas de cierre y cierra la trampilla de mantenimiento encajando bien el bloqueo.

¿Y si el filtro se limpiara solo?

El sistema AutoClean de las secadoras Bosch es una evolución del sistema de autolimpieza de los filtros. Una innovación que facilita el mantenimiento de la secadora. En el modelo Bosch del que te hemos hablado antes, se han eliminado los filtros de la puerta para incorporar un novedoso sistema a través del cual la pelusa es canalizada y almacenada en la parte inferior. ¿Qué conseguimos? Evitar la limpieza del filtro tras cada ciclo. Solo tendrás que preocuparte de hacerlo cada 20 secados. ¡No te pierdas los detalles de este vídeo!

Secadoras con filtro autolimpiante

Limpiar el sensor de humedad de la secadora

El sensor de humedad está hecho para medir el grado de humedad de la ropa y determinar cuando la ropa está seca, según el grado de secado que hayas determinado para cada programa y colada. Situado en la parte inferior de la puerta, junto al filtro de las pelusas, su función es tan importante como mantenerlo limpio para evitar que se acumulen restos de detergente o incluso de cal. Por eso te recomendamos limpiarlo frecuentemente con una esponja áspera. ¡Recuerda que este sensor es de acero inoxidable! No lo limpies con productos abrasivos ni estropajos de acero.

Desde hoy ya puedes decir que no tienes ninguna duda sobre cómo cuidar cada día tu secadora. No obstante, si necesitas alguna aclaración adicional, recuerda que puedes consultar todo lo que quieras justo aquí debajo, en la zona de los comentarios. ¡Estamos encantados de ayudarte!

¿Te ha gustado el artículo? Valóralo, por favor, queremos saber tu opinión
3.1/5 - (20 votos)